Opinión

Publicado el febrero 29th, 2020 | Por Domingo Sanz

0

España y Catalunya: televisar un juicio y ocultar un diálogo.

Para ahorrar palabras, a partir de ahora escribiré MEDIGESCAT cuando tenga que referirme a la “Mesa de Diálogo entre los gobiernos de España y Catalunya para celebrar encuentros por el reencuentro”, cuya primera reunión tuvo lugar ayer, 26 de febrero de 2020 en La Moncloa.

Ocurre muchas veces que estamos viviendo un momento histórico y nos hemos olvidado del anterior. Y así vamos, dando tumbos por no analizar ni sacar conclusiones del pasado inmediato.

Todo juicio es un evento más dentro de un procedimiento represivo contra personas acusadas de algo. Dentro de la legalidad formal, por supuesto.

Fue un hecho histórico transmitir por TV el juicio contra los catalanes.

Y todo diálogo civilizado es una actividad constructiva con la se pretende, entre otras cosas, reducir los conflictos que podrían terminar en juicio. “Tengas juicios y los ganes”, sentencia la sabiduría popular.

De momento, no está siendo nada histórico ocultar el diálogo real en la MEDIGESCAT.

Ahora me referiré al juicio televisado.

Tanto si se retransmitió porque Marchena, una vez cumplido el trabajo para el PP “por detrás” (senador Cosido), quería aprovechar para chupar cámara porque aspira a presidir el CGPJ, o porque así el españolismo podía eludir con cierta dignidad la presencia de unos observadores internacionales que hubieran supuesto una humillación para nuestra muy presumida justicia, lo cierto es que ningún político rechistó ante la retransmisión en directo de las sesiones de ese juicio. Y ello a pesar de que el peligro de que se produjeran situaciones “fuera de control” en la Sala era evidente.

Por tanto, y siendo políticos los que nunca se quejaron de la retransmisión del juicio, lo lógico es pensar que ellos también tenían interés en que se viera. Es más que probable que imaginaran que el juicio por TV no les haría perder votos en las urnas que ya se anunciaban, y algunos hasta pudieron creer que les beneficiaría.

Tan potente debió ser la ilusión que en algunos produjeron las cámaras de TV en la Sala Segunda del Supremo, que hasta se violó ese consenso no escrito que ha llevado a otros jueces a aplazar trámites en juicios mediáticos ante la proximidad de procesos electorales. Por citar el ejemplo más cercano en el tiempo, el tribunal juzgador de los ERE aplazó la publicación de la sentencia para no alterar la reflexión de los votantes que acudirían a las urnas el 10 de noviembre.

Pero los ERE solo son simple corrupción política masiva en una de las dos paredes maestras del bipartidismo. Cientos o miles de millones, según quien lo mencione. O sea, lo normal.

A tenor de los resultados de las elecciones del 28 de abril de 2019, que se celebraron en medio del juicio contra los catalanes, es evidente que la transparencia televisiva no perjudicó a los partidarios del diálogo.

Bloques de candidaturas Votos 26J 2016 Votos 28A 2019 Variación
PP + Cs + UPyD + Vox 11.180.235 11.217.410 +0,3%
PSOE + UP + ECP + Conf. 10.531.384 11.456.007 +8,8%
ERC + JxCatalunya 1.115.722 1.521.179 +36,3%

Aunque esta comparativa deja claro quien ganó con el juicio televisado, los resultados que ofrece se quedan cortos, pues en las elecciones del 28 de abril votaron 2.198.881 electores más que en las de 2016. Los acumulados de los porcentajes de cada bloque proporcionan una información mucho más precisa de lo que ocurrió.

Bloque candidaturas % 26J 2016 % 28A 2019 Difer. Variación
PP + Cs + UPyD + Vox 46,05% 42,36% -3,69 -8,01%
PSOE + UP + ECP + Conf. 43,37% 43,27% -0,10 -0,02%
ERC + JxCatalunya 4,60% 5,74% +1,14 +24,78%

Colateralmente, hay que destacar que en el bloque de la derecha los de Vox fueron los grandes beneficiados, pues siempre se dijo que el juicio por TV les proporcionaría una publicidad sin coste, pero de un valor real incalculable. De hecho, consiguieron extender a las generales el porcentaje que habían conseguido en las autonómicas andaluzas del 2 de diciembre anterior. Y no solo eso, sino que en las del 28 de abril consiguieron, en Andalucía, un incremento del 54,8% sobre los votos que habían obtenido en las autonómicas citadas.

Tras la experiencia de un juicio histórico televisado en medio de la contienda electoral, me pregunto sobre la estrategia comunicativa que conviene con una iniciativa que es política y no represiva, como es la MEDIGESCAT.

Contextualizando, no se puede obviar que la MEDIGESCAT está siendo permanentemente acosada por los perdedores electorales del juicio televisado. Con ayudas externas como las de Aznar y Felipe González.

Pero las preguntas se deben dirigir a los protagonistas de la iniciativa.

Siendo ERC el partido más beneficiado por la retransmisión del juicio y, también, el que ha conseguido la MEDIGESCAT, ¿puede alguien de ese partido informar si, mientras negociaban la investidura de Pedro Sánchez, le pusieron la condición de que las reuniones fueran retransmitidas por TV?

Y, si no lo hicieron, ¿por qué? ¿acaso no habría aceptado Sánchez esa obligación menor, obligado como estaba a no perder la ocasión de seguir en La Moncloa?

Vale, esa ocasión se perdió, pero, ¿están ahora, tanto los de Junqueras como los de Puigdemont, dispuestos a plantear la retransmisión por TV de las reuniones, como alternativa al relator que rechaza el Gobierno español?

Tienen un argumento muy potente: el día 6 de febrero, en Barcelona, el presidente Sánchez dijo que el relator serían los 47 millones de españoles. Y, como mínimo, para ser relatores, o mediadores, deben ser testigos.

Por tanto, y al margen de lo que hagan los catalanes, la retransmisión de las reuniones de la MEDIGESCAT es un asunto que también interroga a Pedro Sánchez y a todo su gobierno, y especialmente a Pablo Iglesias, a quien se le supone mayor osadía para romper moldes.

Además de los políticos, si hay alguien concernido por las transparencias o las oscuridades de lo noticiable son los medios de comunicación.

¿A qué ningún periodista renunciaría a publicar el video de cualquier reunión de la MEDIGESCAT si consiguiera grabarla o firmarla?

Entonces, más que preguntar, acuso.

¿Qué hacen los medios de comunicación no reclamando, tanto al gobierno de España como al de Catalunya, que retransmitan por TV esas reuniones, igual que se retransmitieron las sesiones del juicio?

¿Prefieren los periodistas vivir de bulos y especulaciones sobre lo que se habrá dicho, o no, en las reuniones, en lugar de reclamar transparencia e informar y canalizar opiniones a partir de toda la verdad?

Terminaré con más transparencia.

Ya que hemos hablado de jueces, tras una sentencia en la que los del Constitucional han decidido aplastar a Marchena por once contra uno para salvar a Cesar Strawberry apoyándose en el “mercado de las ideas” de O. Wendell Holmes (Tribunal Supremo de USA, según nos cuenta Vallés), y no es “mercado” si no es libre, añado, me gustaría saber que más les hace falta a los “dueños” de más del 55% de los escaños del Congreso (contando los que forman la MEDIGESCAT y los que la apoyan), para comprender que:

  1. A) La derecha autoritaria, política e institucional, está confundida y dividida, comenzando algunos de sus componentes a darse cuenta de que tienen la batalla perdida. Quizás no tardemos en ver jubilaciones aceleradas para eludir ocasiones de hacer el ridículo.
  2. B) Les guste o no a los adoradores de la Transición, la MEDIGESCAT es lo más parecido a aquellos Pactos de la Moncloa, aunque esta vez se hayan auto excluido los que se resisten a reformar la Constitución, que no son sino los herederos de los que se resistían a la democracia, aunque viniera con la garantía del “atado y bien atado” que dejó Franco con su monarquía.
  3. C) Que la retransmisión por TV de las reuniones de la Mesa de Diálogo es la decisión imprescindible para que a Casado, Abascal y sus secuaces se les petrifiquen las cuerdas vocales. Y los inventores de bulos se les rompan las neuronas.

Dirán algunos que la democracia regresó a España gracias a que los líderes de la Transición fueron discretos.

Aunque tal afirmación pueda contener parte de verdad, cosa que nunca sabremos, no es que nos hayan traído al paraíso, precisamente.

Además, trasladar ese argumento a nuestros días es reconocer que seguimos sometidos a las mismas amenazas, con lo que ahora mismo pido que quienes nos están amenazando entreguen los peligros que enarbolan o, de lo contrario, los que piden discreción para esquivar amenazas delaten inmediatamente los que amenazan.

¿O acaso son ellos mismos y están haciendo teatro para asustar a los que hemos pagado para sentarnos en el patio de butacas?

Dado que ni unos ni otros dan la cara, de momento me conformo con que Felipe VI esté obligado a ser transparente ante el Gobierno de Coalición Progresista todos los minutos de todas las horas de todos los días que siga viviendo en La Zarzuela.

¿Existe tal transparencia, señores Iglesias y Sánchez, o simplemente creen que no está intrigando contra iniciativas como la MEDIGESCAT, tan lejana a su discurso del 3 de octubre de 2017?

Y, por favor, no nos cuenten esa milonga que está proliferando, y que dice que un rey de España ha cambiado y se ha hecho republicano.

Transparencia es el nombre de la única solución política contra las mentiras y los peligros.

Tags:


Acerca del Colaborador

Domingo Sanz

Licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense de Madrid.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al Principio ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Convocatoria Cívica

ACEPTAR
Aviso de cookies