Opinión

Publicado el octubre 4th, 2017 | Por Domingo Sanz

0

Felipe VI a las órdenes de Rajoy.

Envenenado por un discurso real que he escuchado y mirado con total atención, me siento incapaz de construir un párrafo que vaya más allá de una frase mínima, como una especie de rayo dibujado con cuatro palabras. Cuando lo intento me atropella otro, y otro, y así, sin parar. Hoy solo puedo escribir títulos, mil distintos si pudiera seguir despierto diez minutos más. Pero solo eso, títulos como malos deseos. Estos son los cuarenta y ocho primeros que no me han dejado pensar en otra cosa. Sin duda, a usted le vendrán ideas de conformidad o desacuerdo al leer cada una de las líneas.

Un discurso golpista.

El discurso más peligroso.

El Rey se ata a una Catalunya inexistente.

El Rey descompuesto.

El Rey dinamita los puentes.

El Rey inquietante.

El Rey incumple su función constitucional.

El Rey juez y parte.

El Rey lee su penúltima página.

El Rey rompedor.

Felipe VI chantajea a Sánchez.

Felipe VI comienza su autodestrucción.

Felipe VI el amenazante.

Felipe VI el incendiario.

Felipe VI el provocador.

Felipe VI el rey suicida.

Felipe VI debilita la Corona.

Felipe VI hace reaccionar a Podemos.

Felipe VI intenta dividir a los catalanes.

Felipe VI justifica la violencia.

Felipe VI monigote de Rajoy.

Felipe VI o el regreso al pasado.

Felipe VI se burla de la Constitución.

Felipe VI se deja usar por Rajoy.

Felipe VI se dispara en el pie.

Felipe VI toma partido.

Felipe VI, el Rey acusador.

Felipe VI, el último cartucho sin bala de Rajoy.

Felipe VI, futuro “ciudadano non grato”.

Felipe VI, fabricante de independentistas.

Felipe VI, un rey que divide.

Felipe VI, mensajero del chantajista Rajoy.

Una monarquía desesperada.

La república, más cerca que antes.

Las advertencias de Felipe VI.

Rajoy habla por boca de Felipe VI.

Rajoy patea a Sánchez en el culo del Rey.

Un discurso para infundir miedo.

Un discurso que los catalanes nunca olvidarán.

Un mensaje real envenenado.

Un rey amedrentador.

Un rey apéndice de un gobierno a la defensiva.

Un rey arengador.

Un Rey ciego, sordo e irresponsable.

Un rey que no cumple su papel.

Un rey roto para siempre.

Un rey usado y abusado.

¿Quién se ha creído que es, Felipe VI?

Breve deposición pero capaz de violentar los sentimientos más profundos. Respondería sin parar con un discurso de media hora para cada título si me dejaran ir a La Zarzuela y leérselos todos a gritos, hasta romperle los tímpanos.

Ojalá los catalanes, aunque con justicia ofendidos por unas palabras reales que me ha convertido en peor persona de lo que era antes de las 9 horas de esta noche deprimente, comprendan que Felipe VI de España es una persona pequeña, ínfima, alguien que no merece la pena. Que no se dejen arrastrar tampoco por esta nueva provocación. Y que los españoles comprendan que es el momento de estar con los catalanes, pero para derrotar de una vez y para siempre al único peligro real, el que regresa, como siempre, desde el poder, antes de que sea demasiado tarde. Solo así podrán decidir en paz lo de irse, y hasta podrían quedarse.

Tags: , ,


Acerca del Colaborador

Domingo Sanz

Licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense de Madrid.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al Principio ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Convocatoria Cívica

ACEPTAR
Aviso de cookies