Opinión

Publicado el septiembre 6th, 2018 | Por Federico Mayor Zaragoza

0

Guatemala: 5 ex-cancilleres y un ex embajador en Washington, argumentan con gran altura democrática contra la decisión del Presidente Morales en relación al futuro de la CICIG

¡Magnífica y oportuna reacción de prestigiosos diplomáticos guatemaltecos, para evitar la puesta en práctica del insólito anuncio, en el fondo y en la forma, del insólito presidente¡!!. Todos los que seguimos considerando que el multilateralismo democrático que representa las Naciones Unidas, es la única y apremiante solución frente a la deriva neoliberal en la gobernanza global, y que la CICIG, (Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala) es un ejemplo de extraordinaria eficacia para combatir la cleptocracia y la impunidad, aplaudimos sin reservas su inmediato y firme posicionamiento, hecho público el 2 de septiembre, titulado:

DESAFORTUNADA Y PREOCUPANTE DECISIÓN SOBRE EL FUTURO DE CICIG

El viernes 31 de Agosto fuimos sorprendidos por una declaración del Presidente Jimmy Morales anunciando con un año de anticipación su desafortunada decisión de no prorrogar el mandato de la CICIG que vence en septiembre de 2019. Creemos necesario compartir algunas consideraciones en torno a lo ocurrido por su trascendencia nacional y regional -al pretender alejarse de la lucha contra la corrupción y la impunidad-, y porque afecta directamente nuestra imagen externa y contamina nuestra política exterior y nuestras relaciones internacionales.

¿Qué lectura se puede tener de lo sucedido ayer, qué mensaje estamos enviando a nuestra propia población, y qué estamos reflejando hacia el exterior?

Más allá de la argumentación formal que contiene la nota enviada a tal efecto al Secretario General de la ONU, António Guterrez, han llamado la atención no sólo los argumentos utilizados en las palabras del Presidente Morales durante el anuncio, sino sobre todo el hecho de que se presentara en el salón de las banderas del Palacio Nacional -junto al Vicepresidente Cabrera, la Canciller Jovel y el Ministro de Gobernación Degenhart-, al frente de una gran cantidad de militares y policías uniformados.

Asimismo, sorprendió que el anuncio fuera precedido de un patrullaje calificado como “de rutina” (lo que nadie cree), de vehículos de tipo militar donados a la policía por el gobierno norteamericano, algunos artillados con ametralladoras de alto calibre, que circularon por el carril auxiliar de La Reforma, frente a la Embajada de los Estados Unidos de América, y que se fueron a estacionar un rato frente a la sede de la CICIG.

Estas señales elocuentes de respaldo castrense y policial, se mezclan con una argumentación trasnochada de defensa de la soberanía nacional que, al par que re-edita la confrontación interna surgida desde hace un año en contra del supuesto “intervencionismo internacional” materializado en la CICIG, alimenta nuevamente la conflictividad interna en lugar de contribuir a disminuirla, y además opta por apartarse abiertamente de la cooperación internacional en la lucha contra la corrupción y la impunidad -que es un enorme problema mundial, exhibiendo nacional e internacionalmente un claro retroceso en estos esfuerzos, justamente cuando él mismo está siendo investigado por presunto financiamiento electoral ilícito, cuando él era Secretario General de su Partido FCN/Nación.

Se proyectó con bastante contundencia que el respaldo con el que este gobierno y este Presidente cuentan, en particular en este tema de CICIG, ya no proviene de un equipo civil de su Gabinete multi-sectorial, ni tampoco de liderazgos ciudadanos diversos sino abiertamente de estructuras y mandos militares y de las fuerzas de seguridad del Estado. Parece que en adelante se gobernará fundamentalmente con el respaldo castrense y no con la búsqueda de acuerdos democráticos.

Además, pareciera que se quieren asegurar que cuando dejen el puesto en el 2020, ya no existirá una CICIG que los investigue. Esto, además, parece corroborarse con el desmantelamiento en los últimos meses de las estructuras profesionales de investigación de la policía, que tomaron más de 20 años formar a partir de los Acuerdos de Paz.

Adicionalmente, este gobierno está ignorando completamente la posibilidad de que el nuevo gobierno que resulte electo dentro de un año, pueda tener alguna palabra en la decisión de si quiere que continúe el apoyo de la CICIG al MP durante la próxima Administración. Se la está liquidando de antemano, antes de que asuma.

Se ha querido insistir tercamente en que este tejido de colaboraciones internacionales, –por demás indispensables en el mundo de hoy para enfrentar gran parte de los desafíos locales y globales para consolidar el libre juego democrático-, representa una conspiración externa para condicionar nuestro desarrollo, y un plan con aliados internos para des-estabilizar el gobierno y eventualmente liquidarlo.

Pero sobre todo parecen olvidarse o ignorarse las circunstancias, condiciones y motivaciones de grave contaminación de los tres poderes del Estado que llevaron al gobierno guatemalteco a solicitar el apoyo de la Secretaría General de la ONU para concurrir con la implementación esta CICIG, infecciones que aún no han terminado de erradicarse. Y que no se podrán resolver con un escaso año final de transferencia de capacidades como se ha querido argumentar.

Por todo lo anterior, consideramos muy desafortunado el anuncio anticipado de la no renovación del mandato de CICIG por todo lo que conlleva. Afortunadamente muchas voces se han alzado ya en contrario, que adversan lo anunciado, que apoyan la labor continuada de la CICIG en apoyo del Ministerio Público, y que elocuentemente se están expresando a nivel internacional también para que se sepa que la población guatemalteca no acompaña esta posición del Presidente Morales ni de lo que proyecta la masa de uniformados que estaban detrás de él durante el anuncio.

Guatemala, 2 de septiembre 2018

Eduardo Stein Barillas                                     Fernando Carrera Castro

Ex Vicepresidente y ex Canciller                   ex Canciller

Edgar Gutierrez Girón                                    Alfonso Cabrera Hidalgo

ex Canciller                                                       ex Canciller

Ariel Rivera Irias                                             Francisco Villagrán de León

ex Canciller                                                      ex Embajador en Washington

Los corruptos no pueden permanecer impunes. Las mafias de toda índole no pueden seguir actuando y creando un gran desconcierto popular y de desconfianza con sus gobernantes. Es el momento de afianzar todos los procedimientos y resortes judiciales para que logremos en pocos años, a través de la conciencia y el apoyo popular, una clara mejoría en la calidad de vida, con el pleno ejercicio de los Derechos Humanos.

Quiero añadir, por la profunda admiración que profeso a su trayectoria, unas palabras de reconocimiento y adhesión al Comisionado de la CICIG, Doctor Iván Velásquez, por la incansable y ejemplar forma en que ha cumplido su misión. Su labor es más importante que nunca, ya que nunca habrá paz social sin justicia.

Federico Mayor

Presidente de la Fundación Cultura de Paz

Ex Director General de la Unesco

Tags:


Acerca del Colaborador

Federico Mayor Zaragoza

nació en Barcelona, en 1934. Doctor en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid (1958), en 1963 fue Catedrático de Bioquímica de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Granada y en 1968 llegó a ser Rector de esta institución, cargo que desempeñó hasta 1972. Al año siguiente fue nombrado catedrático de su especialidad en la Universidad Autónoma de Madrid. En estos años puso en marcha el Plan Nacional de Prevención de la Subnormalidad, para evitar, mediante diagnóstico precoz, enfermedades que cursan con grave deterioro mental. Cofundador en 1974 del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, de la Universidad Autónoma de Madrid y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Entre otras responsabilidades políticas, el Profesor Mayor ha desempeñado los cargos de Subsecretario de Educación y Ciencia del Gobierno español (1974-75), Diputado al Parlamento Español (1977-78), Consejero del Presidente del Gobierno (1977-78), Ministro de Educación y Ciencia (1981-82) y Diputado al Parlamento Europeo (1987). En 1978 pasó a ocupar el cargo de Director General Adjunto de la UNESCO y, en 1987, fue elegido Director General de dicha Organización, siendo reelegido en 1993 para un segundo mandato. En 1999, decide no presentarse a un tercer mandato y, a su regreso a España, crea la Fundación para una Cultura de Paz, de la que es Presidente. A lo largo de los doce años que estuvo al frente de la UNESCO (1987-1999) el Profesor Mayor Zaragoza dio un nuevo impulso a la misión de la Organización -"construir los baluartes de la paz en la mente de los hombres"-, al convertirla en una institución al servicio de la paz, la tolerancia, los derechos humanos y la convivencia pacífica, mediante actividades en sus ámbitos de competencia y siempre fiel a su cometido original. Siguiendo las orientaciones del Profesor Mayor, la UNESCO creó el Programa Cultura de Paz, cuyo trabajo se organizó en cuatro vertientes principales: la educación para la paz, los derechos humanos y la democracia; la lucha contra la exclusión y la pobreza; la defensa del pluralismo cultural y diálogo intercultural; y la prevención de conflictos y consolidación de la paz. En el marco de esta estrategia, se celebraron numerosas reuniones y conferencias internacionales sobre educación para la no violencia, erradicación de la discriminación y fomento del pluralismo y la cooperación internacional. Resultado de todas estas reuniones fue el importante número de Declaraciones -una treintena- en las que se expresa la voluntad de fomentar la educación, la ciencia, la cultura, la investigación o la docencia, así como la justicia y la "solidaridad intelectual y moral", a las que se refiere la Constitución de la UNESCO. El 13 de septiembre de 1999, la Asamblea General de la ONU aprobó la Declaración y Plan de Acción sobre una Cultura de Paz, que constituye, desde le punto de vista conceptual y práctico, la máxima aspiración del Prof. Mayor Zaragoza. Con la Fundación para una Cultura de Paz, constituida en Madrid en marzo de 2000, el Profesor Mayor continúa la labor emprendida como Director General de la UNESCO de impulsar el tránsito de una cultura desde la violencia e imposición a una cultura de paz y tolerancia. Celebra cursos sobre Cultura de Paz -contenidos educativos, orígenes de los conflictos, democracia, derechos humanos- y reuniones y "talleres". En diciembre de 2000 organizó un Encuentro Internacional, al que asistieron grandes personalidades que han destacado en la lucha por la justicia, la libertad y la paz. Al término de dicho encuentro, se aprobó por unanimidad la Declaración de Madrid y se publicó, con las intervenciones habidas, el libro "El Contrato Global". En el mes de diciembre de 2002, la Presidencia Danesa de la Unión Europea le encomendó la Presidencia del ERCEG (European Research Council Expert Group) para la "economía basada en el conocimiento" cuyo liderazgo debería Europa alcanzar en el año 2010. En 2005 fue designado Co-Presidente del Grupo de Alto Nivel para la Alianza de Civilizaciones, por el el Secretario General de las Naciones Unidas. El Informe del Grupo de Alto Nivel se presentó en Estambul in noviembre de 2006. Presidente de “Initiative for Science in Europe” (ISE) en enero de 2007. En junio de 2008 ha sido nombrado Presidente del Consejo Directivo de la Agencia de Noticias Inter Press Service (IPS). Entre otras actividades de cooperación nacional e internacional, destaca la creación, en la Universidad Politécnica de Cataluña, del Foro Mundial de la Sociedad Civil, "UBUNTU", una Red de Redes para aunar comunicados, posicionamientos y propuestas, que desde 2001 concentra buena parte de su dedicación a la Reforma de las Instituciones Internacionales. Además de sus numerosas publicaciones científicas, el Profesor Federico Mayor ha publicado cuatro poemarios, A contraviento (1985), Aguafuertes (1991), El fuego y la esperanza (1996), Terral (1997), Voz de vida, voz debida (2007), Alzaré mi voz (2007), En pie de paz (2008) y varios libros de ensayos: Un mundo nuevo (en inglés The World Ahead: Our Future in the Making) (1999), Los nudos gordianos (1999), Mañana siempre es tarde (1987), La nueva página (1994), Memoria del futuro (1994), La paix demain? (1995), Science and Power (1995); UNESCO: un idéal en action (1996); "La palabra y la espada" (2002); La fuerza de la palabra (2005) y Un diálogo ibérico: en el marco europeo y mundial (2006); Enfermedades metabólicas (2006) (ed.), Tiempo de acción (2008)…



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al Principio ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Convocatoria Cívica

ACEPTAR
Aviso de cookies