Opinión

Publicado el mayo 27th, 2018 | Por José Manuel López García

0

Interinos y fraude de ley

El encadenamiento sucesivo de contratos de los profesores interinos
durante más de tres años tiene consecuencias. Que los interinos estén
trabajando durante diez, quince o veinte años es mucho más de lo que
marca o determina la ley, si se interpreta adecuadamente.
Ya ha habido recientes sentencias judiciales en nuestro país que indican
que el gobierno contrató en fraude de ley a centenares de miles de
funcionarios interinos durante largos periodos de tiempo sin hacerlos
indefinidos. Había crisis y no se convocaban oposiciones y plazas. Y esto ha
saltado a diversos medios escritos de comunicación que lo vienen diciendo
desde principios de este año 2018.
Si la ley marca un máximo de tres años de interinidad y se convocan
oposiciones que afectan también a profesores que llevan trabajando diez,
quince o veinte años como interinos, las irregularidades pueden ser
motivo de demanda judicial casi inmediata, si la Administración no acepta
la negociación y un acuerdo razonable que salvaguarde los derechos
laborales de los docentes interinos. Ya hay sentencias del Tribunal de
Justicia de Castilla y León y de otros tribunales españoles que afirman
estos derechos.
Puede haber una gran cantidad de demandas judiciales, miles para ser
más precisos, de los profesores interinos y también de asociaciones de los
mismos a la Administración. Parece que lo más juicioso, justo y sensato
sería un acuerdo o unas medidas que garanticen la estabilidad de los
interinos con más experiencia antes de llegar a los tribunales españoles o
a la justicia europea.
Simplemente, con que se prorrogaran los contratos de los docentes
interinos con más de diez o quince años trabajados ya se daría un paso
decisivo para estabilizar la situación de muchos interinos en Asturias, al
igual que ya se hace en Andalucía, País Vasco y Canarias, por ejemplo. Y no
se puede argumentar que es por una cuestión de dinero o presupuestaria
porque en las Comunidades Autónomas citadas se pudo. Hace falta
voluntad política y pensar en los derechos laborales y sociales de todos.
Y si se piensa en los profesores de más de 55 años la situación es
tremenda. No tienen reducción horaria en Asturias, aunque fuera mínima,
y aunque tengan más de diez o quince años trabajados en la enseñanza
pública y acreditada su capacidad y conocimientos tienen que presentarse
a la oposición con riesgo de quedarse fuera del sistema laboral público.
Porque en una oposición no se miden todos los conocimientos de los que
se presentan en cada especialidad y las calificaciones de las pruebas
dependen de muchos elementos que, en gran medida, son subjetivos y
azarosos.
Además, las carreras cursadas, las notas logradas y el nivel de
conocimientos alcanzado son algo objetivo y que es más que suficiente
para impartir clases en la educación secundaria y también en la
universitaria para los que han logrado el grado académico de doctor. Y los
profesores interinos con experiencia no están por la labor de jugarse su
puesto de trabajo en la lotería de la oposición. Pero parece que se obliga a
que esto sea así. Y esto no supone una auténtica igualdad de
oportunidades, ya que no existe, por todo lo que acabo de explicar en este
artículo.
Esto puede ser matizado y argumentado con muchos más conceptos.
Estaría bien que desde los medios de comunicación asturianos se tratara
más esta cuestión que estoy planteando en este escrito. Sería bueno
también que los partidos políticos en Asturias tomaran cartas en el asunto
de verdad.
Por otra parte, me parece que existe un cierto desconocimiento de lo que
acabo de comentar en la sociedad asturiana, por falta de información.
La movilización de los sindicatos educativos en apoyo de la estabilidad de
los docentes interinos es primordial, pero no es la única forma de luchar
por los derechos de este colectivo de profesionales de la enseñanza en
Asturias. Han realizado y siguen realizando una gran labor formativa en los
centros educativos del Principado de Asturias.
2

Tags:


Acerca del Colaborador

José Manuel López García

nació en Tineo (Asturias). Profesor, Licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación por la UNED. Realiza el doctorado dentro del programa Lectura e Historia del Departamento de Filosofía con la calificación de Sobresaliente que le acredita la Suficiencia Investigadora en Filosofía. Realiza la tesis doctoral sobre el tema: Esencia y transcendentalidad en el realismo de Zubiri. Doctor en Filosofía por la UNED. Trabaja como profesor en la Consejería de Educación de Asturias. Y forma parte del Seminario de Investigación de la Fundación Xavier Zubiri de Madrid. Ha publicado diversos escritos sobre Filosofía.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al Principio ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Convocatoria Cívica

ACEPTAR
Aviso de cookies