Opinión

Publicado el septiembre 29th, 2019 | Por Luis García Montero

0

La dignidad de la Justicia

Hace dos semanas recordé en esta columna un episodio de Memoria de la melancolía de María Teresa León. En la ceremonia de despedida de las Brigadas Internacionales, la escritora sintió un escalofrío de emoción al ver cómo una compañía de soldados endurecidos por la guerra se levantaba de sus asientos y se ponía firme al escuchar la palabra España. Aunque un bando quería apoderarse de esa palabra, España era de todos y por ella, por su sentido de pertenencia, resistían un golpe de Estado cruel los españoles partidarios de la legitimidad, la libertad y la Justicia.

Los recuerdos se enredan en la memoria, tiran unos de otros y conforman el relato de nuestro presente. María Teresa León volvió a aquel escalofrío de 1938 cuando después de 30 años de exilio recibió en Roma a una pareja joven que quería hablar con ella y con Rafael Alberti. Después de contar la represión franquista, las persecuciones de la policía y el aire espeso que soportaban, los jóvenes españoles mostraron una esperanza. La muerte próxima de Franco facilitaría el regreso de la libertad y la dignidad.

 María Teresa sintió entonces otro escalofrío. Franco era no un adversario, sino un enemigo canalla que sentenciaba a muerte y conservaba abiertas sus garras. Había partido nuestro país en dos, desencadenando una de las mayores matanzas de la historia durante y después del golpe de Estado de 1936. Había convertido su paz y su posguerra en un infierno. Pero lo que soñó la vieja escritora exiliada, al oír el comentario de los jóvenes, fue otro tipo de esperanza: llegará un momento en que los españoles no dependan de la muerte, sino de la Justicia.
Al fondo del fondo, detrás de las ideas políticas, los conflictos y las suertes personales, lo que de verdad se había producido en 1936 era una cancelación de la legitimidad del Gobierno de España, es decir, un levantamiento contra los marcos sociales de la convivencia.

He vuelto a recordar a María Teresa León al leer el dictamen por unanimidad del Tribunal Supremo en favor de la voluntad del Gobierno democrático de exhumar los restos de un dictador. Esta vez hemos hecho las cosas bien. No se trata sólo de que sea una vergüenza para un país homenajear a un caudillo sanguinario en un monumento nacional. Se trata de la Justicia, de que el país ha hecho las cosas bien, de que los cauces normales para resolver conflictos han funcionado. La Justicia responde hoy con legitimidad no sólo a los herederos del dictador, sino a una manera impune de actuar que acabó con la propia Justicia en una fecha muy desgraciada.

España necesitaba ajustar cuentas con la desgracia y con la alegría uniendo por fin en esta historia la legalidad y la legitimidad. La pataleta histérica de los que no aceptan con normalidad una decisión tan clara nos debe enseñar a pensar sobre las líneas rojas que necesita la convivencia democrática española. Los destinos de la democracia y la libertad, en este y en otros casos, son inseparables de la Justicia.

Las líneas rojas suponen un estribillo muy comentado en un panorama político español y europeo marcado por la fragmentación de las opciones. La nueva realidad digital que ha fragmentado los códigos informativos y sociales fragmenta de forma inevitable la política. La respuesta a esa fragmentación no puede buscarse en el recorte de libertades y de procedimientos democráticos. Sólo nos queda una salida: necesitamos mantener una esperanza socrática en la Justicia frente a las nuevas tentaciones totalitarias y supremacistas, ayudadas con frecuencia por el infantilismo de los que encuentran mil motivos para violar la ley en nombre de su ideología y de una apropiación particular del verbo convivir.

Una línea roja imprescindible: en las negociaciones políticas ningún partido debe aceptar comportamientos corruptos de ningún tipo, ya sean económicos o de degradación interesada de las instituciones. La otra línea roja es el respeto a la independencia judicial, y no sólo en el momento de dictar sentencias determinadas, sino en los procesos para acordar la carrera judicial y las instancias de sus poderes. No se puede confundir el control democrático con una cuenta de favores a determinados partidos políticos. La primera obligación del que quiere respetar la Justicia es hacerla respetable.

Todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario. Y todo el mundo tiene derecho a opinar. Pero la historia ha demostrado mil veces que quien decide saltarse la Justicia o tomarse la Justicia por su mano es un canalla o un Santo Inocente.

Tags:


Acerca del Colaborador

Luis García Montero

Es un poeta y crítico literario español, ensayista, profesor de Literatura Española en la Universidad de Granada. Descendiente de una familia granadina muy presente en la vida local, Luis García Montero nació en esta ciudad en 1958 como hijo de Luis García López y Elisa Montero Peña, y cursó estudios en el colegio de los Escolapios. En su adolescencia se aficionó a la hípica y conoció a Blas de Otero. Estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Granada, donde fue alumno de Juan Carlos Rodríguez Gómez, teórico de la literatura social. Se licenció en 1980 y se doctoró en 1985 con una tesis sobre Rafael Alberti, La norma y los estilos en la poesía de Rafael Alberti. Mantuvo una gran amistad con el mencionado poeta del 27, y preparó la edición de su Poesía Completa. Comenzó a trabajar como profesor asociado en la Universidad de Granada en 1981. Recibió el Premio Adonáis en 1982 por El jardín extranjero. Realizó su memoria de licenciatura en 1984 sobre El teatro medieval. Polémica de una inexistencia. Se vinculó al grupo poético de "La Otra Sentimentalidad", corriente que en la poesía española contemporánea toma el nombre de su primer libro en conjunto, publicado en 1983, y en la que también participaron los poetas Javier Egea y Álvaro Salvador. La poética del grupo queda reflejada sobre todo en ese breve libro y en menor medida en el opúsculo Manifiesto albertista (1982) de Luis García Montero y Javier Egea. Su trayectoria personal se fue ampliando en lo que se fue conociendo más tarde como "poesía de la experiencia", y se caracteriza por la tendencia general a diluir el yo más personal en la experiencia colectiva, alejándose de la individualidad estilística y temática de los novísimos autores anteriores; García Montero y su grupo, sin embargo, trataron de relacionarse con la tradición poética anterior acogiéndose a los postulados de Luis Cernuda y Jaime Gil de Biedma y trataron de unir la estética de Antonio Machado y el pensamiento de la generación del 50, así como el Surrealismo y las imágenes impactantes de los poetas del Barroco español o de Juan Ramón Jiménez.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al Principio ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Convocatoria Cívica

ACEPTAR
Aviso de cookies