Opinión

Publicado el noviembre 24th, 2017 | Por Cecilia Molinero

0

La EMA se fue. Es el precio de la república secesionista.

Barcelona no será la sede de la EMA, la agencia europea del medicamento, y era la mejor posicionada. Madrid ha hecho todo lo posible para que se decidieran por ella, pero no ha sido posible. No se trata ahora de buscar un culpable que por supuesto lo hay,la decisión de Puigdemont que no vive nada mal a las afueras de Bruselas en una villa de lujo, la van a pagar los de siempre, y salpica a otros, hoteles, restaurantes, Palacio de Congresos, y todo lo que conlleva en servicios subsidiarios, como la contratación de azafatas entre otros.
 El nacionalismo-soberanista va dejando un rastro trás de si nada bueno. Puigdemont y el resto de parlamentarios tienen su sustento asegurado, no dependen del turismo, ni de ferias y congresos, pero la hostelería si.
 No se si todo esto hará reflexionar, no a los políticos que van a su bola, sino a todos aquellos que dependen de otros para su sustento. Hay cosas que no salen gratis.

Tags:


Acerca del Colaborador

Cecilia Molinero

Nacida en Larache ( Marruecos) ha trabajado en el campo de la enseñanza y la traducción, en Fés ( Marruecos ) y en Sevilla. Tiene publicado un libro: Un seductor llamado Lenin ( Fussion editorial).



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al Principio ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Convocatoria Cívica

ACEPTAR
Aviso de cookies