Opinión

Publicado el abril 28th, 2018 | Por Domingo Sanz

0

La prensa y el PP y Ciudadanos ante La Manada.

Muchos son los compromisos de los medios de comunicación ante la sociedad derivados de la libertad de prensa. Uno de ellos es la obligación de realizar un seguimiento permanente de la clase política. Se trata, entre otras cosas, de conocer sus opiniones sobre lo más relevante de cada día.

Si hay un hecho en España que ha provocado movilizaciones en tiempo real y que además ha vuelto a tener repercusión internacional, una vez más para mal, es el de la sentencia de La Manada. En este momento son las 4 de la tarde del 27 de abril y hace poco más de 24 horas que hemos conocido el fallo de los jueces, sentenciado como “error” por el “jurado” espontáneo y popular que se ha constituido en multitud de plazas y calles.

A la hora citada, en las portadas de líderes de audiencia como El País, El Mundo, El Diario, Público, El Confidencial, InfoLibre, ABC, La Razón y El Periódico se destaca que el Gobierno revisará el tema de los delitos sexuales en el Código Penal, lo que suena a uno de tantos cuentos de ocasión para enfriar pero que después se quedan en agua de borrajas. Solo alguno de los medios citados hace referencia a unas declaraciones muy breves realizadas horas antes por Cospedal. Ayer, al poco de publicarse la sentencia, ya se habían pronunciado varios líderes de la Izquierda, tanto del PSOE como de Unidos Podemos.

Es decir, ningún periodista ha buscado, o conseguido encontrar, a los y las Rajoy, Casado, Martínez Maíllo, Sáenz de Santamaría, Pastor, Arenas, Levy, Maroto, Monserrat o García-Tejerina, por citar a diez del PP. Tampoco han reclamado alguna palabra sobre la sentencia a Rivera, Arrimadas, Villegas, Girauta, Aguado, Villacís o Toni Cantó, siete de los más conocidos de Ciudadanos. Reconozco que puedo no haber buscado la letra pequeña con el microscopio adecuado.

Seguro que usted ya se imagina el motivo de porqué no me sorprende la desbandada de la derecha “nacional”, cosa que, unida al fracaso de la prensa en su “persecución”, ha conducido a un casi desierto de declaraciones sobre la sentencia más contestada de nuestra historia reciente. Si, todos tenemos aún en la memoria el espantoso ridículo que PP y Ciudadanos hicieron ante la gran movilización feminista del 8 de marzo. Desde el primero hasta el último mono de esos dos partidos, lo del simio es coloquial.

Si, por mucho que, cobardes, se hayan ocultado, necesitábamos escuchar como los periodistas, micrófonos en ristre como armas de libertad masiva, les preguntaban a estos políticos si también en el caso de La Manada, como en tantas ocasiones anteriores, iban a respetar la sentencia por encima de cualquier otra consideración. Ya sabemos lo mal que la política, especialmente la Derecha, torea conflictos transversales como el del feminismo. Pero se podía esperar un poco más de mano izquierda.

Tampoco hemos visto a la prensa buscar a mandos del Ejército o de la Guardia Civil para preguntarles que piensan hacer con los dos condenados, pertenecientes a ambas fuerzas armadas. Se les protege tanto de la dura realidad como si no trabajaran gracias a nuestros impuestos. Que en un país como España declaren los jefes militares sobre agresiones machistas cometidas por soldados rasos es probablemente más de lo que la sensibilidad del franquismo sociológico puede soportar. Según cómo y qué se pregunte, lo mismo encarcelan al periodista.

En este caso lo que no viene a la cabeza, fue hace poco más de treinta días, es la casi absoluta unanimidad de los medios para suprimir de sus informaciones la condición de hija de militar, concretamente de un general de brigada, en la que ella misma se apoyó, con aquel video selfi para la eternidad, al anunciar que, ante el acoso que sufría, “no daría un paso atrás ni para tomar impulso, como buena hija de militar”. Nunca he sido partidario de criticar a nadie por sus nexos familiares, salvo si los utilizan para defenderse. Por lo demás, no es necesario decir el nombre de quien finalmente ha terminado reconociendo que su resistencia, o quizás su cinismo, también tenía un límite.

Lo que la prensa no puede hacer es suprimir del discurso de Cifuentes los argumentos que ha utilizado en su propia defensa, por muy incómodos que sean y por mucho que impliquen a terceros. No se han dejado de repetir las declaraciones de las misma ex presidenta, y de muchos del PP, arrojando porquería sobre la Universidad y, que sepamos, este país no le debe más a sus militares que a sus catedráticos. Si alguien como Cifuentes es capaz de ofender al Ejercito para blindarse ante las críticas, pues ya son mayorcitos los generales, o la ministra, que para eso no ha dado la cara María Dolores, para decir bien alto que esa hija ese día no fue digna de su padre. O quien sabe.

En resumen, que sobre el asunto de La Manada solo hemos oído a una Ministra de Defensa, quizás porque según algunos medios se encuentra al borde del abismo por su irracional defensa de la hoy derrotada Cifuentes. Probablemente lo ha hecho para que se hable de ella por cualquier otra cosa, menos de la madrileña. Puede que hasta haya salido ganando.

Tags: ,


Acerca del Colaborador

Domingo Sanz

Licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense de Madrid.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al Principio ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Convocatoria Cívica

ACEPTAR
Aviso de cookies