Opinión

Publicado el julio 2nd, 2018 | Por José Manuel López García

0

La roja a casa

Los españoles no se merecen el partido que jugó la selección española
contra Rusia. Y siento tener que decir esto, pero se ajusta a la forma de
jugar que se ha visto. En los informativos de las principales cadenas de
televisión españolas también tienen claro que España ha mostrado que
está sin juego.
Es cierto que la habilidad técnica es notable como corresponde a la
calidad de los futbolistas de la selección, si bien se necesita que el juego
sea más variado y profundo. Contraataques y, sobre todo, jugadas más
veloces. Y también disparar mucho más a portería para intentar marcar.
Si, únicamente, se esperan los fallos o errores del otro equipo lo más
probable es que no se logre ganar el encuentro. Y esto parece que la
selección española o los futbolistas no lo han considerado.
No se trata de negar el esfuerzo y la entrega de los jugadores, pero su
juego no fue efectivo. No se puede estar todo el partido y la prórroga
pasándose el balón como si fuera un entrenamiento y esperando el error
del equipo rival.
Aunque el equipo haya realizado más de mil pases y esto suponga un una
cifra que desde 1996 no lograba ningún país, no es suficiente. Sin un juego
de ataque que cree ocasiones de verdad en el fútbol actual no se logran
victorias.
Es verdad que España no ha sido derrotada en el mundial de Rusia, pero
eso no justifica o sirve de atenuante respecto a la falta de goles. La vuelta
a casa se veía venir. El cambio de entrenador a dos días del comienzo de la
competición es otro factor que causa problemas a cualquier combinado y
es algo presente en las mentes de muchos aficionados españoles, diría que
de la mayoría o de una buena parte.
Ya se sabe que en una competición de este gran nivel todo es muy difícil,
algo que nadie niega. De todos modos, las cosas se pueden hacer mejor. La
preparación técnica de los partidos creo que es claramente mejorable.
Deben buscarse alternativas para ganar en efectividad. El gol de España
fue en propia puerta de un jugador ruso. Ante Rusia que no ha sido hoy, al
menos, una selección que destacara por su nivel España no ha sido capaz
de demostrar su superioridad técnica traduciéndola en goles. De poco
sirve tener la posesión de la pelota un 75% si no se gana.
La decepción de los más de once millones y medio de españoles que han
visto el partido por televisión creo que ha sido mayúscula y no es para
menos. Porque, si España resulta eliminada jugando con profundidad y
con muchas o bastantes ocasiones de gol, los aficionados entenderían la
derrota como una consecuencia de la mala suerte, que también influye en
el deporte.
Lo que no es de recibo, a mi juicio, es la forma de jugar aburrida, lenta y
monótona durante casi todo el tiempo del partido por parte de la
selección. Si un sistema o táctica de juego no funciona habrá que poner en
marcha otras en el mismo encuentro o cambiar a más jugadores o hacer,
de alguna manera, que las instrucciones de juego del entrenador se
cumplan.
En cualquier caso, los comentaristas y periodistas deportivos ya hablaban
de serias dudas sobre la efectividad del juego de la selección y sobre sus
posibilidades reales de seguir adelante en el Mundial de Rusia. Y, por
desgracia, las peores suposiciones se han confirmado. Es triste ver llorar a
varios jugadores españoles ante la eliminación y lo digo con todo el
respeto. Se trata de buscar soluciones y no de señalar culpables.
A lo mejor el estilo de juego de España tiene que cambiar y dejar en
segundo término el famoso tiquitaca, ya que da resultado ante selecciones
de países de menor nivel futbolístico, pero no sirve ante combinados
nacionales potentes. Dar pases cortos y disponer de una posesión del
balón abrumadora no sirve necesariamente para ganar partidos. En
cambio disponer de alternativas de juego diferentes ante rivales con
formas de jugar muy distintas puede ser decisivo.
Lo que está claro, en mi opinión, es que ha de hacerse un profundo
análisis acerca de lo que debe hacerse para que la selección española de
fútbol vuelva a ser mucho más competitiva y que ataque más y mejor.

Tags: ,


Acerca del Colaborador

José Manuel López García

nació en Tineo (Asturias). Profesor, Licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación por la UNED. Realiza el doctorado dentro del programa Lectura e Historia del Departamento de Filosofía con la calificación de Sobresaliente que le acredita la Suficiencia Investigadora en Filosofía. Realiza la tesis doctoral sobre el tema: Esencia y transcendentalidad en el realismo de Zubiri. Doctor en Filosofía por la UNED. Trabaja como profesor en la Consejería de Educación de Asturias. Y forma parte del Seminario de Investigación de la Fundación Xavier Zubiri de Madrid. Ha publicado diversos escritos sobre Filosofía.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al Principio ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Convocatoria Cívica

ACEPTAR
Aviso de cookies