Opinión

Publicado el junio 21st, 2020 | Por Luis García Montero

0

La vieja anormalidad. Nos debemos un abrazo

Más convencido que nunca en mis ideas, me pongo a escribir y me muerdo la lengua. Me confío a un tono de serenidad, calma, reposo, sosiego y tranquilidad. Luis el tranquilo, se ríe el espejo de mi despacho. Y yo le recuerdo a un viejo amigo, el catedrático Fernando de los Ríos. En una sesión parlamentaria, afirmó con la paciencia de su humanismo socialista que en España la educación es un valor revolucionario.

Luis el tranquilo se modera porque la situación no es catastrófica, como repiten los heraldos de la crispación, pero sí es difícil. Y es difícil no porque después de la pandemia debamos enfrentarnos a una nueva normalidad, sino porque tenemos que responder a la anormalidad de siempre. Este virus feo, evangelista y sentimental, tan agresivo como las viejas epidemias medievales, ha puesto en evidencia la realidad anterior a la pandemia. Si me pido moderación es para que los gritos y ataques de nervios no me distraigan de la firmeza necesaria para defender las cosas que ya estaban en juego. Como la moderación tiene que ver con la elegancia, y la elegancia con la capacidad de elegir, me quedo con cuatro cosas de antes y ahora, es decir, de esa nueva normalidad que se juega parecerse o no a la vieja anormalidad.

1. El debate de la libertad. El neoliberalismo ha jugado a confundir la libertad con el debilitamiento del Estado y la ley del más fuerte. Borrar las regulaciones que marcan la convivencia justa es el requisito que desde el golpe de Estado de Chile en 1973 han pretendido extender por el mundo los especuladores que amasan fortunas humillando a la economía productiva. Una libertad que sólo afecta a la especulación. Basta ver las series policíacas de televisión o leer los estudios sobre los filtros en las redes sociales, para saber que nuestra realidad está más controlada que nunca por cámaras y bases de datos. La pandemia ha demostrado la necesidad de consolidar los espacios públicos y la autoridad del Estado. Ha descubierto también la histeria de los liberales que no soportan ni siquiera la autoridad del Estado para defender la vida de sus ciudadanos agredidos por una epidemia. Frente al barullo, nos defienden las reglas. Por eso ahora tenemos el mismo reto que antes: conseguir que la libertad democrática le devuelva al Estado la legitimidad para defender la justicia, la igualdad, el trabajo decente y la sostenibilidad de nuestras sociedades y nuestro planeta. Y para esto la dignidad de un periodismo libre es fundamentalLibre de censuras, pero libre también de sus dependencias de los poderes económicos.

2. Los derechos humanos. La degradación de las condiciones de vida en las sociedades neoliberales ha provocado que la defensa de los derechos humanos sea un privilegio de las clases acomodadas. La vida precaria invita al miedo, al odio, al desprecio del extranjero, llevando la ley del más fuerte a los pliegues más miserables de la sociedad. Ser español o alemán es un privilegio que se defiende frente al turco o el subsahariano, pero no un orgullo y un compromiso para construir una sociedad justa. El espectáculo de la policía norteamericana y del racismo contra los negros nos debe hacer pensar en nuestras fronteras y en una dinámica que crea racismo al crear miseria.

3. Europa. El panorama internacional es desolador. Antes de la pandemia daba miedo mirar hacia los dirigentes de China, Rusia, EEUU y Brasil. Necesitamos construir una Europa solidaria consigo misma, defensora de los derechos humanos y los valores ilustrados, derechos y valores que merecen una segunda oportunidad, porque sin ellos el mundo avanzará hacia la barbarie. La Europa social, frente a los totalitarismos o las degradaciones democráticas, era antes el reto, y lo es ahora.

4. Y el Patriotismo. De lo más llamativo estos días ha sido ver en Europa a políticos de la derecha española exigiendo controles y dureza en las ayudas para España. Y me he vuelto a acordar de Galdós: “En España es un hecho constante la realidad de lo contrario, o que cosas y personas actúen al revés de sí mismas”. La bandera de España en el balcón no puede servir para atacar a España en Europa por motivos electoralistas o para evitar que las grandes fortunas paguen impuestos y conviertan Madrid en un paraíso fiscal. A Europa debemos ir con la conciencia de que nuestra fiscalidad se debe parecer cada vez más a la francesa, la alemana o la sueca. Esto, claro, vale para cualquier bandera de las que vemos en los balcones. Soy patriota porque mientras el carlismo y sus herederos gritaban viva la iglesia, muera la nación, escritores como Galdós, Antonio Machado, Juan Ramón Jiménez, María Lejárraga, Federico García Lorca, María Zambrano, Rafael Alberti y María Teresa León (¡dos comunistas!) dedicaron su vida y a veces la dieron por España, es decir, por la dignidad de la gente que vivía y trabajaba en su patria.

 Son cosas de la nueva normalidad que me preocupaban ya en la vieja anormalidad . Y para defender con firmeza estas ilusiones conviene hoy el sosiego, la tranquilidad y la solidaridad dispuesta a no dejarse distraer por polémicas que buscan una crispación ocultadora. Nos debemos un abrazo.

Tags:


Acerca del Colaborador

Luis García Montero

Es un poeta y crítico literario español, ensayista, profesor de Literatura Española en la Universidad de Granada. Descendiente de una familia granadina muy presente en la vida local, Luis García Montero nació en esta ciudad en 1958 como hijo de Luis García López y Elisa Montero Peña, y cursó estudios en el colegio de los Escolapios. En su adolescencia se aficionó a la hípica y conoció a Blas de Otero. Estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Granada, donde fue alumno de Juan Carlos Rodríguez Gómez, teórico de la literatura social. Se licenció en 1980 y se doctoró en 1985 con una tesis sobre Rafael Alberti, La norma y los estilos en la poesía de Rafael Alberti. Mantuvo una gran amistad con el mencionado poeta del 27, y preparó la edición de su Poesía Completa. Comenzó a trabajar como profesor asociado en la Universidad de Granada en 1981. Recibió el Premio Adonáis en 1982 por El jardín extranjero. Realizó su memoria de licenciatura en 1984 sobre El teatro medieval. Polémica de una inexistencia. Se vinculó al grupo poético de "La Otra Sentimentalidad", corriente que en la poesía española contemporánea toma el nombre de su primer libro en conjunto, publicado en 1983, y en la que también participaron los poetas Javier Egea y Álvaro Salvador. La poética del grupo queda reflejada sobre todo en ese breve libro y en menor medida en el opúsculo Manifiesto albertista (1982) de Luis García Montero y Javier Egea. Su trayectoria personal se fue ampliando en lo que se fue conociendo más tarde como "poesía de la experiencia", y se caracteriza por la tendencia general a diluir el yo más personal en la experiencia colectiva, alejándose de la individualidad estilística y temática de los novísimos autores anteriores; García Montero y su grupo, sin embargo, trataron de relacionarse con la tradición poética anterior acogiéndose a los postulados de Luis Cernuda y Jaime Gil de Biedma y trataron de unir la estética de Antonio Machado y el pensamiento de la generación del 50, así como el Surrealismo y las imágenes impactantes de los poetas del Barroco español o de Juan Ramón Jiménez.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al Principio ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Convocatoria Cívica

ACEPTAR
Aviso de cookies