Opinión

Publicado el septiembre 27th, 2020 | Por Luis García Montero

0

Las lecciones de la realidad

Supongo que una situación como la que vive Madrid servirá para que muchas personas piensen la realidad y cuestionen algunas de las dinámicas en las que se fundan no sólo sus opiniones, sino también sus miedos, su capacidad de indignación y sus sueños. Las consecuencias de la política neoliberal que desde hace años domina la vida madrileña están delante de nuestros ojos en los hospitales, las residencias de ancianos, los transportes públicos, la fragilidad laboral y los juzgados.

La degradación de la sanidad pública en favor de las privatizaciones ha convertido en cartón piedra la dignidad de la atención médica. Cada vez menos profesionales, cada vez menos medios, cada vez menos posibilidades de atender a los enfermos. La pandemia sólo ha evidenciado un mal que lleva años incubándose. Si la sanidad pública se sostiene, aunque sea en condiciones precarias, es por la vocación y el esfuerzo de unos profesionales que están acostumbrados al trato humano con las personas que necesitan ser atendidas.

 Difícil es no darse cuenta de que muchos discursos y declaraciones sólo encubren una realidad ideológica: la sanidad pública es para pobres, más que esperar ayuda del Estado, lo que debemos hacer es buscarnos cada uno la vida por nuestra cuenta. Difícil es no comprobar que estas dinámicas van acompañadas de una serie de negocios muy turbios. Los neoliberales no creen en la sanidad y la educación pública. Sólo les interesa el dinero público.

Difícil es no sacar conclusiones al ver que un partido en el Gobierno tuvo que montar una policía paralela y poner en marcha mecanismos graves de corrupción con el fin de tapar las corrupciones económicas de un Gobierno anterior, un Gobierno de los suyos, que funcionó como una asociación para el crimen organizado.

 Difícil es no comprender que este tipo de políticas aumentan la brecha entre las zonas ricas y pobres de la ciudad. También es muy difícil no relacionar las corrupciones, las privatizaciones y la falta de inversión en los servicios públicos con el caos vivido en la sanidad madrileña, un caos que sufren a la vez profesionales y enfermos. Y muy difícil parece que no se sienta un escalofrío cuando en medio de la alarmante situación de crisis se afirma que se van a bajar más los impuestos. Es decir, que se renuncia a contratar más profesionales y a dignificar las atenciones. Parece que el patriotismo no tiene que ver con los impuestos. Está bien llevar una bandera en la correa del reloj, la mascarilla o la corbata, pero eso de contribuir con la sociedad española queda fuera de los amores nacionales.

Cuando falta inteligencia, se borra cualquier tipo de pericia política para dar paso a la pura y dura ideología.

 Uno no sabe si todas estas lecciones de la realidad serán entendidas por los votantes, por las personas que encuentran cerrados sus ambulatorios o que van al centro en latas de sardinas en vez de en vagones de metro. Van para trabajar, claro, no para asistir a un teatro o tomar una cerveza.

Desde luego supongo que este panorama creará posturas de rechazo. Pero el rechazo es un asunto con el que se juega. Lo que podría ser rechazo ante la degradación neoliberal de la sanidad pública, bien puede convertirse en una denuncia del modo de vida de los inmigrantes. Unos barrios que se levantaron con la llegada de andaluces, extremeños y murcianos pobres son invitados ahora a que odien al moro o al sudaca.

Así que no basta sólo con el rechazo. Para construir el futuro con las lecciones de la realidad hay también que tener una esperanza. El neoliberalismo y la consigna de cada uno a lo suyo han dejado de ser una esperanza social. Es el momento de convertir la política en esperanza, de devolverle al Estado su autoridad. La ilusión política que conquistó la democracia y que puso en marcha algunas transformaciones de la sociedad española en los años 70 y 80 fue desgastándose poco a poco entre desencantos, sectarismos, precariedades laborales y corrupciones. Y la estrategia de los corruptos es divulgar la injustísima consigna de que todos son iguales. No es verdad.

Devolverle al Estado la autoridad democrática que necesita y convertir la política, la decisión política, en una esperanza sería una buena manera de aprender las lecciones de la realidad.

Tags:


Acerca del Colaborador

Luis García Montero

Es un poeta y crítico literario español, ensayista, profesor de Literatura Española en la Universidad de Granada. Descendiente de una familia granadina muy presente en la vida local, Luis García Montero nació en esta ciudad en 1958 como hijo de Luis García López y Elisa Montero Peña, y cursó estudios en el colegio de los Escolapios. En su adolescencia se aficionó a la hípica y conoció a Blas de Otero. Estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Granada, donde fue alumno de Juan Carlos Rodríguez Gómez, teórico de la literatura social. Se licenció en 1980 y se doctoró en 1985 con una tesis sobre Rafael Alberti, La norma y los estilos en la poesía de Rafael Alberti. Mantuvo una gran amistad con el mencionado poeta del 27, y preparó la edición de su Poesía Completa. Comenzó a trabajar como profesor asociado en la Universidad de Granada en 1981. Recibió el Premio Adonáis en 1982 por El jardín extranjero. Realizó su memoria de licenciatura en 1984 sobre El teatro medieval. Polémica de una inexistencia. Se vinculó al grupo poético de "La Otra Sentimentalidad", corriente que en la poesía española contemporánea toma el nombre de su primer libro en conjunto, publicado en 1983, y en la que también participaron los poetas Javier Egea y Álvaro Salvador. La poética del grupo queda reflejada sobre todo en ese breve libro y en menor medida en el opúsculo Manifiesto albertista (1982) de Luis García Montero y Javier Egea. Su trayectoria personal se fue ampliando en lo que se fue conociendo más tarde como "poesía de la experiencia", y se caracteriza por la tendencia general a diluir el yo más personal en la experiencia colectiva, alejándose de la individualidad estilística y temática de los novísimos autores anteriores; García Montero y su grupo, sin embargo, trataron de relacionarse con la tradición poética anterior acogiéndose a los postulados de Luis Cernuda y Jaime Gil de Biedma y trataron de unir la estética de Antonio Machado y el pensamiento de la generación del 50, así como el Surrealismo y las imágenes impactantes de los poetas del Barroco español o de Juan Ramón Jiménez.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al Principio ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Convocatoria Cívica

ACEPTAR
Aviso de cookies