Opinión

Publicado el septiembre 3rd, 2018 | Por Domingo Sanz

0

Llarena, el peor actor de un chantaje anunciado.

Una vez más, la pequeña pero gran obra maestra de García Márquez en la que está usted pensando, y que tantos millones de personas han leído sin poder apartar ni un instante la mirada de su magia, ha inspirado el título de otra de las obsesiones que nos atan al teclado, hasta que conseguimos librarnos del detalle que nos tiene bloqueados.

Tal como no sabemos lo que ocurrirá con el juez español Llarena en Bruselas a partir del martes 4 de septiembre, nadie sabe tampoco en qué orilla del Ebro terminará el mapa de España dentro de una década. En cambio, tanto el presente que vivimos como el futuro que viene se han ido construyendo a base de momentos lapidarios. Por ejemplo, aquel de las primeras palabras que pronunció el mismo Llarena el 9 de noviembre de 2017 al tomar declaración a los catalanes que la jueza Lamela enviaba desde su juzgado al Tribunal Supremo. Fue cuando dijo “Tranquilos, esto no es la Audiencia Nacional”, que nadie ha desmentido. Lo segundo era una evidencia que sobraba, pero solo sospeché por un instante con lo de “Tranquilos”, y me equivoqué ¿A qué venía, me dije, distanciarse de una colega de esa manera tan impertinente?

Esa frase la reveló, envuelto en un optimismo inevitable, Joan Josep Nuet, entonces secretario tercero de la Mesa del Parlament de Catalunya y también imputado. Hoy, a la vista de la trayectoria del magistrado, creo más bien que ese recibimiento no fue sino un momento táctico del “poli bueno”, similar al papel que jugaba el policía franquista al que le tocaba hacer ese teatro en los interrogatorios a los rebeldes de aquellos años. A fin de cuentas, “Llarena” no es el nombre de ninguna película. Antes y después del “bueno”, el “poli malo” entraba a torturar, siempre demasiado. Por ese motivo disculpo la inocencia del diputado, que solo es otro joven más de los que no han conocido las maneras que se gastaban durante la dictadura. Abundando Nuet en su inocente confianza, declaró también que “el juez Llarena marcaba el camino para desescalar judicialmente el conflicto catalán” y que su actuación suponía “una brizna de esperanza”. Verdaderamente tierno lo de este catalán de izquierdas y no independentista.

Pero no es el “peor”, Llarena, por su falta de respeto disfrazado de confianza tramposa hacia el interrogado, sino porque hemos leído, y tampoco nadie ha desmentido, que fue Manuel Marchena, presidente de la Sala 2ª del Tribunal Supremo y muy cuestionado últimamente por, presuntamente, favorecer a su propia hija para una plaza no limpiamente ganada en la carrera judicial, quien propició el nombramiento de Llarena como juez instructor del caso Catalunya a pesar de que, según las normas de reparto, era el peor calificado de entre once jueces candidatos, debido a su falta de experiencia en la tramitación de causas contra aforados. Si, eran once jueces, Llarena el último, y fue nombrado para instruir la causa más importante de la historia reciente de España. ¿Gracias a Marchena? ¿O acaso los otros diez jueces quisieron y lograron esquivar el “marrón” catalán, hoy envuelto en amarillo? Por favor, que se sepa. A fin de cuentas, sería de lo más natural que no quisieran sacarle las castañas del fuego a un Rajoy que después saldría huyendo, aprovechando una moción de censura que podía no haber perdido, porque era consciente de que su estrategia, solo judicial y represiva, para enfrentarse a una Catalunya republicana, movilizada y mayoritaria en las instituciones, estaba siendo derrotada. Incluso Núñez Feijoo, poco después, tampoco quiso enfrentarse al abismo que dejaba su paisano y renunció a unas primarias que hubiera ganado sin problemas.

No intentemos consolarnos con la fuerza del destino, pues nadie puede asegurar que todos los jueces españoles estarían actuando igual que Llarena. Para eso, que pongan un ordenador a dictar autos y sentencias. Pero una vez que un juez se pone a instruir un expediente no hay quien le tosa. Eso lo saben bien los dueños de las “manos negras” y por eso actúan siempre a tiempo y en la sombra, que es cuando, además, no podemos darnos cuenta. Por si fuera esa la explicación para tanto error y tanta incongruencia.

Chantaje” es extorsión, coacción y otras maldades similares. Pero esta vez se trata de política y, por tanto, hay múltiples actores, con papeles intercambiables en función del momento, de tal forma que quien hoy es chantajeado mañana puede chantajear, y viceversa. Algo mucho más complejo que lo del detective desleal que tienta la suerte buscando más dinero en el infiel pillado que en quien le ha contratado para investigar la infidelidad. Guiones de películas como la vida misma, pero esto de hoy, sea legal o no, funciona con nuestros impuestos: más de 500.000.- solo para lo de Llarena en Bélgica, la punta del iceberg del precio de las amenazas.

Los principales chantajeados con lo de Catalunya son quienes están en la posición más débil en cada momento que, paradójicamente, coinciden con los titulares de los poderes máximos, tanto el simbólico como el ejecutivo, Felipe VI por herencia y Pedro Sánchez en este momento. La debilidad procede de que ninguno de ellos podría soportar el tener que rendirse ante una eventual independencia de Catalunya. Con el hándicap, además, de saber que quizás Merkel no estará dispuesto a consentirle a ningún mandamás español, ni a todos juntos, ninguna nueva violencia como la desplegada el 1 de octubre.

Lógicamente, los principales chantajistas son hoy los partidos de la oposición, PP y Ciudadanos, que siguen viviendo de aquel “¡¡A por ellos!!” como si fuera la propuesta aprobada en referéndum por una apabullante mayoría de españoles, aunque esos partidos jamás propondrán escuchar la voz de la democracia directa. Con ello, lo que pretenden es que prevalezca por defecto la especie de que la sociedad española solo admitirá derrotar a Catalunya de la manera que sea, y en ningún caso llegar a un acuerdo que implique un milímetro más de poder para los catalanes respecto de la situación anterior al Estatut que anuló el Tribunal Constitucional en 2010.

No tendríamos sobre la mesa un chantaje de esta magnitud y tan imposible de cancelar si el PP no hubiera confiado lo de Catalunya a la Justicia antes incluso de que se convirtiera en un problema, al igual que en otros tiempos se movilizaba al ejército para derrotar al enemigo interno. Es, el de las élites judiciales, un poder que en España busca la fuerza de una independencia altanera y política, fundamentada mucho más en la amenaza corporativa que representa y exhibe que no en las sentencias que cada día, después de mucho trabajo, dictan sus magistrados.

Sí, mañana martes Llarena tiene una cita no deseada. Pero si cuando usted esté leyendo esto son más de las 13:00 horas de hoy, lunes 3 de septiembre, el señor Pablo Casado, jefe de la oposición, ya habrá comenzado una reunión, en el Congreso de los Diputados, con las asociaciones de jueces y fiscales de España, para apoyar al juez Llarena. Responda usted, si puede, a las dos preguntas que me estoy haciendo desde que he leído esta noticia: ¿Cree de verdad Casado que con esa reunión le está haciendo un favor a un Llarena que ha plagado de errores su ejecutoria con otras justicias europeas? ¿O acaso cree Casado que también puede chantajear a los belgas?

Tags:


Acerca del Colaborador

Domingo Sanz

Licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense de Madrid.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al Principio ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Convocatoria Cívica

ACEPTAR
Aviso de cookies