Opinión

Publicado el mayo 1st, 2020 | Por Juan Torres Lopez

0

Otra propuesta para financiar la deuda de la covid-19 sin hipotecar el futuro

A medida que pasa el tiempo se hace más evidente el enorme coste financiero que va a suponer la pandemia de la covid-19. Aunque todavía sea pronto para poder calcularlo con exactitud, las estimaciones más optimistas señalan que el incremento de la deuda pueda ser de un 10% del PIB para el conjunto de la Unión Europea.

Muchos economistas hemos venido diciendo desde el principio que el Banco Central Europeo podría haber evitado que la deuda aumente si hubiera hecho frente con inteligencia y decisión a la situación tan extraordinaria que estamos viviendo. En lugar de proporcionar facilidades a la banca privada para que luego ésta preste (si lo hace) a las empresas y trabajadores autónomos cobrando interés, el BCE podía haberlos financiado directamente y sin intereses, al mismo tiempo que compraba deuda de los Estados para volver a emitir otra perpetua, por ejemplo. De esa manera se podría haber reducido el coste que va a suponer la epidemia, evitar el cierre o la pérdida de miles de empresas y frenar la pobreza.

A estas alturas, ya no cabe pensar que se vaya a recurrir a fórmulas de ese tipo, salvo que haya un nuevo brote y no quede más remedio que hacer lo sensato, aunque ya más tarde y con menos efectividad, para evitar la catástrofe que, en ese caso, se produciría. Esperemos que no sea necesario.

En estos momentos, sólo sabemos que la Unión Europea financiará tarde y escasamente, a través del MEDE, aumentando así las deudas de los países que tengan que recurrir a esa vía, y que se propone generar un fondo presupuestario de reconstrucción de cuya cantidad y modo de financiarse no se sabe casi nada. Sólo que las diferentes economías tendrán que devolver las ayudas que reciban, lo que también supondrá, por tanto, incremento de la deuda.

Si se da ya por hecho que esa va a ser la forma de actuar de la Unión Europea hay que pensar en las fuentes de financiación de dicho fondo, teniendo presente que unas son más sostenibles y equitativas que otras.

Financiar la reconstrucción a base de aumentar la deuda de los diferentes países es una vía que beneficia casi exclusivamente a la banca y a los grandes patrimonios y que pagan las generaciones futuras que deberán hacerle frente. A la banca, porque hace negocio gestionando el crédito y cobrando los intereses; y a los grandes patrimonios porque son quienes disponen del ahorro suficiente para adquirir los títulos de la deuda.

Para evitar una fórmula tan poco equitativa, los economistas Camille Landais, de la London School of Economics, y Emmanuel Saez y Gabriel Zucman, de la Universidad de Berkeley, acaban de hacer una propuesta alternativa (aquí) para financiar la deuda que generará la covid-19 en Europa: un impuesto temporal y progresivo sobre las grandes riquezas, precisamente porque éstas son las que se van a beneficiar de su emisión.

Suponiendo que la deuda que haya que financiar sea equivalente al 10% del PIB de toda la Unión Europea, estos economistas proponen un impuesto progresivo con una tasa del 1% para quienes tienen un volumen de riqueza superior a dos millones de euros, del 2% para quienes la tengan superior a ocho millones y del 3% a quienes tengan un patrimonio superior a 1.000 millones. Así se obtendría un ingreso anual equivalente al 1.05% del PIB de la Unión Europea. En diez años, por lo tanto, se podría tener financiado un coste de la pandemia equivalente al 10% de su PIB.

Como bien dicen, de esta forma no se afectaría al crecimiento de la actividad económica, tal y como sucederá con las medidas que hasta ahora se han adoptado, porque un impuesto de este tipo equivale a uno sobre el capital que grava la acumulación pasada pero no influye sobre los rendimientos de la inversión actual ni sobre la innovación. Y se trata, además, de tasas muy bajas, semejantes a las que tenían los impuestos sobre el patrimonio que han existido hasta hace muy poco en países como Francia, Alemania, Dinamarca y Suecia, o como las del impuesto federal que se está proponiendo actualmente en Estados Unidos.

La propuesta tiene los inconvenientes de todas las políticas re-distributivas. Actúa a base de cañonazos porque se aplica cuando antes se ha permitido que se produzca una distribución previa muy concentrada y desigual del ingreso y la riqueza –y también del poder que eso lleva consigo–. Y en este caso, además, cuando se ha tomado una medida anterior que aumenta innecesariamente la deuda y su coste en intereses. Sin embargo, la solución de estos economistas tiene la virtud de poner de relieve que las decisiones que toman las autoridades europeas son malas pues ni son las únicas posibles, ni las menos costosas, ni las más más equitativas. Demuestra que hay fórmulas alternativas más justas, más baratas y que no hipotecan a las generaciones futuras. Se adoptan unas u otras según a quién se quiera beneficiar y qué intereses defender.

Tags:


Acerca del Colaborador

Juan Torres Lopez

Nacido en Granada (España) en 1954, donde estudió el bachillerato. Está casado y es padre de tres hijos, María, Juan y Lina. Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales en la Universidad de Málaga, carrera que estudió siempre como becario. Doctor en CC. Económicas y Empresariales desde 1981, dos años más tarde obtuvo la plaza de profesor Adjunto de Economía Política y Hacienda Pública en la Universidad de Granada. En octubre de 1984 se incorporó a la de Málaga como catedrático contratado, plaza que ocupó definitivamente como funcionario en diciembre de 1986 en el área de Economía Aplicada. Desde octubre de 2008 es catedrático en la Universidad de Sevilla en el Departamento de Análisis Económico y Economía Política. Durante toda su vida académica ha combinado la actividad docente e investigadora con la gestión de asuntos universitarios como Director de Departamento, Vicedecano, Decano de la Facultad de Derecho y Vicerrector de Ordenación Académica y Profesorado de la Universidad de Málaga. Ha ocupado también el cargo de Secretario General de Universidades e Investigación de la Junta de Andalucía. Entre los libros de los que es autor destacan los manuales Economía Política (siete ediciones) e Introducción a la Economía. Otros de sus libros son Economía de la Comunicación de masas; La empresa industrial granadina; Análisis Económico del Derecho. Panorama doctrinal; Tecnologías de la Información. Impactos y usos sociales; Desigualdad y crisis económica. El reparto de la tarta (dos ediciones); Economía del delito y de las penas (con Alberto Montero); La Economía Andaluza; España va bien y el mundo tampoco; Neoliberalismo. Sociedad, trabajo y poder financiero; Toma el dinero y corre. La globalización neoliberal del dinero y las finanzas. También es autor de un manual de Economía y otro de Economía de la Empresa para bachilleres. Ha coordinado y dirigido libros colectivos como La otra cara de la política económica. España 1984-1994; Pensiones Públicas, ¿y mañana qué? y Venezuela a contracorriente. Los orígenes y las claves de la revolución bolivariana. Sobre la reciente crisis económica ha publicado La crisis financiera. Guía para entenderla y explicarla, con la colaboración de Alberto Garzón, un pequeño texto de divulgación también distribuido gratuitamente por la red en versión pdf, del que se han realizado docenas de miles de descargas y que ha llegado a tener cerca de 500.000 referencias en páginas web de todo el mundo. En 2010 publicó Desiguales. Mujeres y hombres en la crisis financiera, con Lina Gálvez Muñoz. Más tarde, La crisis de las hipotecas basura. ¿Por qué se cayó todo y no se ha hundido nada?, con la colaboración de Alberto Garzón. Participó como coautor en el best seller Reacciona y también en ReaccionaDos. Más recientemente ha publicado con Vicenç Navarro y Alberto Garzón Hay alternativas. Propuestas para crear empleo y bienestar en España, con prólogo de Noam Chomsky, y Lo que España necesita. Una réplica con propuestas alternativas a la política de recortes del PP. Y, por último, Contra la crisis otra economía, otro modo de vida. Más tarde, con Vicenç Navarro ha escrito Los amos del mundo. Las armas del terrorismo financiero y Lo que tienes que saber para que no te roben la pensión. Con Daniel Lacalle y Emilio Ontiveros ha escrito Hablando se entiende la gente. Un debate plural sobre la economía española que es una llamada al entendimiento y la colaboración más plural posible para poder resolver en paz los conflictos y problemas de la economía española. Su último libro, de momento, es El capitalismo en crisis. Del crac de 1929 a la actualidad. Además de estos libros, ha escrito capítulos en otros colectivos, numerosos artículos cientificos o ponencias en reuniones y congresos y cientos de artículos de divulgación económica o análisis político, además de haber impartido docencia en diversas universidades y docenas de seminarios y conferencias en todo tipo de foros. Ha dirigido nueve tesis doctorales y diversos proyectos de investigación. Es también colaborador de numerosas organizaciones no gubernamentales, de asociaciones ciudadanas, partidos políticos y de sindicatos. Es miembro del Consejo Científico de ATTAC España. Mantiene una página web (Ganas de Escribir: www.juantorreslopez.com) y colecciona los grafitis que fotografía en las paredes de las calles y los publica en el blog colecciondegrafitis.blogspot.com. Dirección de correo electrónico: juantorres@us.es Dirección postal: Departamento de Análisis Económico y Economía Política Facultad de CC. Económicas y Empresariales Avda. C/ Ramón y Cajal 1 41018 Sevilla (España)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al Principio ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Convocatoria Cívica

ACEPTAR
Aviso de cookies