Opinión

Publicado el noviembre 12th, 2017 | Por Luis García Montero

0

Palestina y la posverdad

No llueve sobre mojado, pero cae la sequedad sobre la sequía. La reciente visita del presidente de Israel a España sirvió para seguir insistiendo en el asunto estrella de estas semanas: el debate catalán. ¿Qué diría Reuven Rivlin? La verdad es que había motivos para la curiosidad. Desde hace años, el nacionalismo catalán, con su deseo de crear país, ha expresado muchas simpatías no ya por el Estado de Israel, sino por la eficacia del espíritu sionista. Pero, por otra parte, los jóvenes de la CUP se han separado de las sonrisas de Jordi Pujol y Artur Mas y han mostrado más de una vez su solidaridad con Palestina. Puestas las cosas así, el presidente Reuven Rivlin utilizó su mejor sonrisa para afirmar el apoyo a la unidad de España y decir que “espera y reza para que todos los conflictos se resuelvan en paz”.

Cuando la gente bien pensante se escandaliza con las barbaridades de personajes como Donald Trump, tiendo a acordarme de la sonrisa de gente mucho menos escandalosa a la hora de decir mentiras, gente que considera incluso la utilidad política de la mentira como parte del buen gobierno. La posverdad y la posdemocracia conocen un mismo fondo: el descrédito generalizado de los que dicen hablar en nombre de la verdad y la democracia.
El estribillo de todos son iguales prepara el terreno para que surjan líderes carismáticos decididos a romper con las organizaciones tradicionales de la política. Más que una solución a las deficiencias democráticas, llevan al extremo los vicios imperantes en el discurso de la representación. También la lógica de la posverdad, las afirmaciones que se desentienden de los datos y los hechos, lleva al extremo el cinismo de los que mienten o sonríen en nombre de las razones de Estado y de los valores de la cultura occidental.

No creo que sea correcto afirmar desde un punto de vista histórico que la posverdad es la mentira de siempre, pero sí creo que en el éxito de la posverdad están las sonoras y grandes mentiras, esas armas de destrucción masiva que justificaban la destrucción de Irak o happy wheels demo esos etarras que, según el gobierno Aznar, habían atentado el 11 de marzo de 2004 en Madrid. Cuánto se ha mentido antes de llegar a la posverdad.

¿Qué características singulares aporta la posverdad a la mentira de siempre? Me lo he preguntado al sentir que la visita del presidente de Israel servía más para preguntarse por Cataluña que para recordar el drama palestino. La sonrisa con la que Gran Bretaña, EE.UU. y buena parte del mundo occidental aceptaron las ambiciones sionistas a lo largo del siglo XX y su violencia sobre Palestina es una de esas grandes mentiras socialesque han desembocado en el impudor de la posverdad. Los datos de la geografía y de la historia fueron sustituidos a sangre y fuego por una consigna oficial muy falsificadora.

Ya casi nadie se acuerda de Palestina en los debates políticos. Pensemos, en primer lugar, que el mundo acelerado de la información produce miles de noticias al día en las redes. Sigamos pensando en una realidad en la que la saturación informativa exige discriminar, y la discriminación supone buscar de forma hedonista aquellas opiniones que confirman y halagan nuestras inquietudes. Un pensamiento más nos conduce a comprender que la captación de audiencias exige imágenes melodramáticas, atentados terroristas, lágrimas y escombros,pero no un análisis serio de las causas de los conflictos, por ejemplo, las causas del terrorismo fundamentalista y la batalla islámica contra Occidente. Para concluir, podemos incluso pensar en eso que Walter Benjamin llamó empobrecimiento de la experiencia. Las realidades virtuales del mundo de la imagen que Benjamin denunció en los orígenes del nazismo, hoy multiplicadas por mil, nos hacen perder con facilidad la memoria y nos sitúan en el consumo de un tiempo de usar y tirar. Somos sujetos inclinados por los que el tiempo resbala. Inclinados como las pantallas de los ordenadores cuando el usuario quiere ver con más comodidad.

¿Quién se va a acordar de Palestina? La prensa no. Quizá la poesía, ese ámbito que se niega todavía al empobrecimiento de la experiencia en nombre de la verdad. La poesía no reza, ni espera que todos los conflictos se resuelvan en paz.

Publicada en InfoLibre.es

Tags: 1


Acerca del Colaborador

Luis García Montero

Es un poeta y crítico literario español, ensayista, profesor de Literatura Española en la Universidad de Granada. Descendiente de una familia granadina muy presente en la vida local, Luis García Montero nació en esta ciudad en 1958 como hijo de Luis García López y Elisa Montero Peña, y cursó estudios en el colegio de los Escolapios. En su adolescencia se aficionó a la hípica y conoció a Blas de Otero. Estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Granada, donde fue alumno de Juan Carlos Rodríguez Gómez, teórico de la literatura social. Se licenció en 1980 y se doctoró en 1985 con una tesis sobre Rafael Alberti, La norma y los estilos en la poesía de Rafael Alberti. Mantuvo una gran amistad con el mencionado poeta del 27, y preparó la edición de su Poesía Completa. Comenzó a trabajar como profesor asociado en la Universidad de Granada en 1981. Recibió el Premio Adonáis en 1982 por El jardín extranjero. Realizó su memoria de licenciatura en 1984 sobre El teatro medieval. Polémica de una inexistencia. Se vinculó al grupo poético de "La Otra Sentimentalidad", corriente que en la poesía española contemporánea toma el nombre de su primer libro en conjunto, publicado en 1983, y en la que también participaron los poetas Javier Egea y Álvaro Salvador. La poética del grupo queda reflejada sobre todo en ese breve libro y en menor medida en el opúsculo Manifiesto albertista (1982) de Luis García Montero y Javier Egea. Su trayectoria personal se fue ampliando en lo que se fue conociendo más tarde como "poesía de la experiencia", y se caracteriza por la tendencia general a diluir el yo más personal en la experiencia colectiva, alejándose de la individualidad estilística y temática de los novísimos autores anteriores; García Montero y su grupo, sin embargo, trataron de relacionarse con la tradición poética anterior acogiéndose a los postulados de Luis Cernuda y Jaime Gil de Biedma y trataron de unir la estética de Antonio Machado y el pensamiento de la generación del 50, así como el Surrealismo y las imágenes impactantes de los poetas del Barroco español o de Juan Ramón Jiménez.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al Principio ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Convocatoria Cívica

ACEPTAR
Aviso de cookies